Gente que siempre está. Mil gracias.

¿En que idioma me quieres leer?

English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 20 de septiembre de 2016

Moisés Nieto en la MBFW.


El primer desfile al que asistí hace unos días en la Fashion Week de Madrid fue doble. Compartían pasarela Moisés Nieto y Manémané al que dedicaré el post de mañana. La colección de Moisés Nieto es una colección marcada por el rojo y el banco y alguna, aunque escasa presencia del negro. Aunque una de las cosas más características del desfile, por supuesto, fueron los pendientes.


Yo veo en este desfile cierta evocación al folclore, al color de las fiestas. Lo veo muy flamenco. Quizá por las formas y los tonos de los diseños. Los vestidos, camisas y faldas, se caracterizan por sus numerosas lineas y sus colores claros o nude, mientras que los accesorios, son el toque de color que desvía la mirada hacia todas las direcciones a la vez: cuello (con lazos o pañuelos atados modo corbata), pies (sandalias) o rostro (con gafas o pendientes).




Las siluetas de los vestidos parecen un reflejo de las originales formas que tienen los pendientes. Creo que en cada look hay más de una prenda clave y eso visualmente pienso que descoloca un poco. 

Por ejemplo, en esta última fotografía podemos ver unas sandalias altas con tiras transparentes y el color fuerte en la zona de los pies. El rojo intenso de la planta y de la parte delantera hace que nuestra atención se enfoque en ese punto y podamos ir subiendo hacia los detalles que serpentean por la pierna, a simple vista menos apreciables. 

El vestido, a franjas rosa claro con brillos y blanco era muy nude, pero el toque del reborde del cuello negro, mucho más vivo, era la clave. Visualmente nos llevaba hacia la parte superior del vestido, donde también nos encontraríamos con los detalles de los accesorios. Corbatas y lazos atados al cuello, están muy presentes. Otro nuevo color intenso, esta vez el verde, es el que cobra protagonismo en los pendientes. 

La forma de los pendientes por sí sola ya es un elemento clave en el look y nos da un estilo cargado de personalidad. El blanco da la calidez que al verde le falta. Pero por la forma, sigue siendo algo que destaca solo. 

Incluso el peinado es característico. Ese corte peinado hacia fuera que parece que sigue la trayectoria de los pendientes en movimiento. Es como que cada toque de color de la prenda, o cada forma surrealista y asimétrica nos sorprende y nos lleva a otra. Como si estuvieran conectados.



En esta fotografía podemos ver mejor a lo que me refería con los zapatos rojos anteriores.  Las formas de las tiras que se enredan por la pierna de la modelo manteniendo el zapato atando a su cuerpo, me parecen muy crudas. Como algo muy brusco que contrarresta lo dulce del zapato femenino de tacón bajo y ancho y corte clásico. Detalles muy parecidos los hemos podido ver también en otros desfiles de alta costura y son la evolución de las cuerdas de las sandalias romanas que tanto hemos visto este verano. También hemos visto mucho zapatos compuestos por bandas transparentes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por vuestras inyecciones de heroína!